Washington

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció el jueves estar próximo a un acuerdo con la oposición demócrata para regularizar a los dreamers, cientos de miles de inmigrantes llegados ilegalmente al país cuando eran niños, para sorpresa de la mayoría republicana y su base conservadora.

Trump, quien revocó a principios de setiembre un programa que protegía a estos indocumentados de la deportación, se mostró confiado en lograr una pronta solución legislativa para estos “800.000 jóvenes”, en lo que parece ser una contradicción con su promesa de campaña de tolerancia cero hacia la inmigración ilegal.

“Creo que estamos bastante cerca, pero tenemos que lograr una gran seguridad fronteriza”, declaró a periodistas Trump, quien la noche del miércoles cenó con los principales legisladores demócratas, el senador Chuck Schumer y la representante Nancy Pelosi.

Más temprano, Trump se había referido en Twitter al tema, señalando un argumento clave de los demócratas para respaldar la regularización de los dreamers.

“¿Alguien realmente quiere echar a jóvenes buenos, educados y formados que tienen trabajos, algunos sirviendo en el Ejército?”, escribió.

“Ellos están en nuestro país desde hace muchos años no por su culpa, traídos por sus padres a temprana edad”, agregó.

El predecesor de Trump, Barack Obama, protegió a estos jóvenes a través del decreto de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA en inglés).

Al derogar el DACA, Trump forzó al Congreso a reabrir el polémico debate de la reforma migratoria, que no prosperó en 2001, 2006 y 2013.

“Estamos trabajando en un plan para el DACA, la gente quiere que eso suceda”, expresó el maandatario   antes de partir este jueves a Florida para evaluar personalmente la devastación del huracán Irma.Hay unos “800.000 jóvenes (…) por lo que estamos trabajando en un plan y veremos cómo funciona”, añadió.

Schumer y Pelosi dijeron que la cena del miércoles con Trump fue “muy productiva” y que la discusión se centró en los  dreamers.

“No hubo un acuerdo final, pero (…) acordamos que el presidente apoyaría consagrar las protecciones del DACA en una ley y alentaría a la Cámara de Representantes y al Senado a actuar”, señalaron los legisladores en un comunicado conjunto.

Seguridad fronteriza. “Lo que queda por negociar son los detalles de la seguridad fronteriza, con el objetivo mutuo de finalizar todos los detalles lo antes posible”, agregaron.

Para los demócratas, mejorar la seguridad fronteriza con más tecnología puede ser parte del paquete legislativo.

Pero un eventual acuerdo sobre los dreamers  no incluiría a cambio financiación para el proyecto de Trump de construir un muro en la frontera con México, algo que los demócratas han reiterado muchas veces que no apoyan.

Al arribar a Florida, el mandatario estimó que el acuerdo migratorio se alcanzará antes de seis meses e insistió en la necesidad de levantar aquella barrera, aunque el financiamiento llegará más tarde.

“En última instancia, tenemos que tener el muro”, declaró. “El muro para mí es vital”.

Trump no dejó indiferentes a sus seguidores más conservadores con sus planes sobre los dreamers.

En Twitter, el congresista republicano Steve King, feroz opositor de favorecer a los inmigrantes, dijo que de confirmarse este acuerdo con los demócratas “ninguna promesa es creíble”.

“Don Amnistía”, tituló -por su parte- Breitbart News, el sitio web ultraconservador que dirige el polémico exestratega de la Casa Blanca Steve Bannon.

Trump rechazó esta afirmación en Florida.

“No estamos contemplando la ciudadanía o la amnistía. Estamos buscando permitir que la gente se quede aquí”, enfatizó, y dijo que esto cuenta con el respaldo de demócratas y republicanos, entre los que mencionó al presidente de la Cámara Baja, Paul Ryan.

“Todo el mundo está a bordo”, subrayó Trump, quien sacudió a la mayoría republicana al reunirse por segunda vez en una semana con “Nancy y Chuck”.

El miércoles pasado, tras un encuentro con los demócratas, Trump acordó incluir el aumento del tope de la deuda federal, resentido por muchos republicanos, en la ley de ayuda de emergencia para las víctimas del huracán Harvey.

Fuente Original