La Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef) encontró que un desembolso de $3,3 millones hecho por el BCR a Sinocem Costa Rica, para la importación de cemento chino, se autorizó mediante conversaciones de WhatsApp.

“En el desembolso del 28 de octubre del 2016, la evidencia que se muestra en la información suministrada, son fotografías de conversaciones de WhatsApp con las que se sustenta el visto bueno del desembolso”, se detalla en el oficio SGF-2431-2017, del 7 de setiembre anterior, del cual tiene copia La Nación.

Tal afirmación la hizo la Sugef en un informe en el cual evaluó de la calificación de deudor de Sinocem, compañía que forma parte del Grupo JBC, pertenecientes al empresario Juan Carlos Bolaños, y con el cual Banco mantiene operaciones de crédito por $30 millones.

El documento fue remitido a Mónica Segnini, presidente del Banco de Costa Rica (BCR).

LEA: Superintendente de Sugef: ‘Hay créditos mayores a $30 millones que no tienen ninguna garantía’

La entidad está en el proceso de enviar sus observaciones del informe a la Superintendencia y declinó dar una posición sobre lo indicado por la entidad supervisora, dijo Andrés Víquez, subgerente del Banco.

Actualmente, en la Asamblea Legislativa, hay una comisión especial que investiga los dos préstamos otorgados por el Banco de Costa Rica a Sinocem, así como otro de $32,7 millones dado a Coopelesca para la compra de la planta hidroeléctrica Aguas Zarcas.

El BCR aprobó, en octubre del 2015, dos líneas de créditos a un año plazo a la empresa: una de $20 millones para la importación del cemento y otra de $10 millones para la nacionalización del producto.

En la revisión de los desembolsos de la importación, la Sugef encontró que cuatro giros de recursos, por un total de $14,5 millones, se realizaron sin previa autorización de dos subgerentes de la entidad financiera.

El contrato del préstamo entre el Banco y Sinocem es claro, según la Superintendencia, de que los desembolsos deben realizarse con la autorización de los jerarcas.

Los casos detectados se dieron entre agosto y noviembre del año pasado.

“No consta en el expediente (de crédito) ninguna evidencia de que el Banco realizara un control efectivo de los giros efectuados durante el 2016 y sus importaciones asociadas”, afirmó el informe de la Sugef.

La entidad añadió en su informe que hubo debilidades en el control de las compras de cemento, su fabricación, importación y venta por parte del BCR.

Por otra parte, la Superintendencia encontró que los giros de recursos se dieron a cuentas de Sinocem; luego la empresa realizaba la transferencia a su suplidor de producto Sinobuilding Material Hong Kong.

Sin embargo, la entidad supervisora aseguró que en la información suministrada por el BCR no se aporta la evidencia de las transferencias de las recursos.

Fuente Original