El ruido de las alarmas se extendió por el corazón de San José y miles de trabajadores y usuarios comenzaron a desalojar 132 edificios ubicados en la capital.

La ciudadanía, informada con antelación, respondió a un simulacro de terremoto: un movimiento de 6,5 grados con epicentro en Alajuelita, con una profundidad de siete kilómetros.

El supuesto movimiento dejó 12 edificios colapsados, según el primer reporte dado por el alcalde de San José, Johnny Araya.

El ensayo, programado para las 10 a. m. de este martes, arrancó puntual y congregó en plazas, parques y bulevares de la capital a 60.000 personas, entre funcionarios y usuarios de diferentes servicios públicos y privados.

Durante el ejercicio de simulación, los brigadistas se encargaron de acompañar a las personas a las áreas seguras, mientras que bomberos y paramédicos estaban atentos a los llamados de auxilio.

El edificio de la Municipalidad de San José, por ejemplo, se evacuó en cuatro minutos y los funcionarios fueron llevados al parqueo trasero de la entidad.

En los bancos Nacional y de Costa Rica el desalojo se hizo con normalidad y, conforme avanzaron los minutos, en el bulevar de la avenida central los paramédicos de la Cruz Roja atendieron a algunos heridos.

Veinte minutos después de que comenzó el ejercicio, una columna de humo salió por la ventana de la sala de juntas del Nacional, al tiempo que en el centro de monitoreo, ubicado en la Policía Municipal, ingresaban alertas y se vigilaba por medio de varias cámaras el comportamiento de la población en diversas áreas josefinas.

El objetivo de este simulacro, tal y como lo indicaron las autoridades la semana anterior, es evaluar la capacidad de respuesta de las entidades ante una eventual emergencia.

Para las 10:40 a. m. se reabrieron los edificios y las personas retomaron la rutina normal. Sin embargo, para las autoridades arrancó una etapa clave: el análisis de lo acontencido.

Balance

El alcalde de San José, Johnny Araya, conformó la mesa de toma de decisiones junto con Marcelo Solano, director de Policía Municipal, y Marco Corrales, coordinador del Comité Municipal de Emergencias.

Araya pidió a los equipos de rescate acudir a las comunidades cercanas a las orillas de ríos, al considerarlas áreas inestables e informó que en algunas regiones se reportaron agrietamientos de suelos.

Minutos después, procedió a dar la lista de edificios colapsados en la capital, entre los que citó la Corte Suprema de Justicia, la sede central del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), el hotel El Rey, el Liceo de Costa Rica y una torre de apartamentos ubicada al costado sur del Estadio Nacional.

Agregó que también hubo daños en el edificio Rofas, La Llacuna, Centro Colón, Numar, Hotel Aurola y el hospital Calderón Guardia.

Instituciones participantes

El Banco Nacional detalló que 3.000 personas salieron durante el simulacro de los edificios central y Cartagena, sitios en los que se pusieron en práctica los procedimientos establecidos por la brigada evacuación, de incendio y primeros auxilios.

En tanto, el Banco Popular evacuó 1.500 personas del edificio central, entre ellas una persona no vidente.

La Asamblea Legislativa, Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), el Instituto Nacional de Seguros (INS), Ministerio de Hacienda, Teatro Nacional, Museo de Jade y Museo Nacional, fueron otras de las instituciones participantes en la actividad.

A la 1 p. m. se prevé que la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) brinde un reporte de los resultados del simulacro.

Información actualizada a las 11:36 a. m.

Fuente Original