El Ministerio de Hacienda necesita recoger ¢1,1 billones en este segundo semestre para financiar los gastos del gobierno. 

Se espera que la plata se recaude por medio de la venta de títulos en el mercado de valores, pero depende mucho del interés de los inversionistas. 

Cabe destacar que la cifra es muy similar a la del primer semestre del año, es decir nada exorbitante. 

DIARIO EXTRA consultó a la viceministra de Egresos y Tesorera Nacional, Martha Cubillo, por qué no hay un aumento significativo en la expectativa de colocación.   

Cubillo explicó que no es que necesitan más dinero, sino que no están logrando captar lo que requieren. 

Esto es como que usted necesite un ingreso de ¢100, pero solo logre una entrada de ¢50, siempre va a ocupar los mismos ¢100, pero ya entra en problemas al solo tener ¢50 de los ¢100.

“No hay un problema de falta de liquidez en la Tesorería, sino en el sistema, los mercados se secan. No hemos logrado captar lo que requerimos. Esa es la razón por la que el señor Presidente se refiere a problemas de liquidez”, explicó. 

 

UN RESPIRO

 

No obstante, en Hacienda comienzan a sentir una mejora. Hasta ahora, llevan colocaciones por ¢266 mil millones del monto requerido. 

La idea es que la mayor parte de la liquidez se financie a través de la colocación de bonos de deuda interna. 

Cubillo recordó que el 46% del presupuesto hay que financiarlo y salir a buscarlo.  

La tesorera se enfrentó a las dudas de los participantes del mercado que se dieron cita ayer a la presentación del plan, indicando que ya han explicado a las calificadoras y otros agentes económicos, que no hay problemas inmediatos de liquidez. 

 

HASTA 2018

 

Agregó que una medida de prevención es que se emite el decreto de restricción del gasto, que tiene validez incluso hasta mayo de 2018. 

De acuerdo con Cubillo, aquí lo que hay que hacer aparte de controlar el gasto, es diversificar las fuentes de financiamiento. Es ahí donde entraría en escena el plan fiscal. 

Negó que en este momento haya problemas para cumplir con las transferencias a instituciones de corte social, pero no descartó que eso pudiera pasar a futuro. 

“Actualmente, hemos venido haciendo los pagos con los recursos que hemos conseguido”, indicó. 

Algunos inversionistas manifestaron que el mensaje dado al mercado pudo generar una fisura en la confianza, algo no compartido por Cubillo, quien calificó el mensaje del presidente Solís, como “responsable”. 

 

LAS RAZONES

 

Mauricio Arroyo, subtesorero nacional, señaló que hay varias razones para no haber logrado captar la liquidez necesaria. 

Entre ellas se encuentran un atraso en el ajuste de las tasas con respecto al Banco Central, ofrecer más plazos mayores a tres años y los movimientos en el tipo de cambio.

Sobre si se puede llegar a tasas de hasta un 12% como ocurrió en el 2009, recalcó que hay que tomar en cuenta que en ese año los niveles de inflación eran muy altos, y ahora se está pagando hasta un 9,5% a 10 años, un premio muy atractivo considerando que la meta del Central es del 3%. 

Un dato importante es que para el primer semestre del año, el gobierno salió a captar un monto mayor al que había previsto como meta, pasando de unos ¢950 mil millones a ¢1,1 billones. 

 

CENTRAL NO

 

Róger Madrigal, director de la División Económica del Banco Central, reiteró que hay impedimentos legales para que el ente emisor financie a Hacienda, pero dejó la duda de que nunca falta alguien que invente alguna interpretación. 

Sin embargo, la historia demuestra que esa no ha sido la solución más apropiada, si se trata de fuentes de financiamiento. 

En el caso del Central, más bien han cerrado con colocaciones negativas en el mercado durante el semestre anterior y es la expectativa para el final de 2017. 

Fuente Original