Lima

Tras arrasar con la clase política brasileña, las confesiones de Odebrecht, como misiles de alta precisión, siguen cayendo sobre Perú y esta vez alcanzan a la líder de la oposición, Keiko Fujimori, luego de haber golpeado a expresidentes como Alejandro Toledo y Ollanta Humala.

Esta vez es una anotación encontrada en la agenda del celular de Marcelo Odebrecht, exdirector ejecutivo de la firma, hoy preso en su país tras reconocer el pago de millonarios sobornos a cambio de obras públicas en Brasil y otros países de América Latina, además del financiamiento de campañas políticas.

“Aumentar Keiko para 500 e eu fazer visita” (Subir a Keiko para 500 y hacer una visita), diría la nota que según dijo  la Fiscalía peruana sus pares de Brasil harán llegar en los próximos días a Lima.

Según reportes de prensa, eso haría alusión a la campaña electoral del 2011, cuando la hija del expresidente Alberto Fujimori perdió ante Ollanta Humala.

LEA: Odebrecht aportó dinero a las campañas de Keiko Fujimori y del Partido Aprista en Perú

“El fiscal brasileño Orlando Martello, encargado del equipo especial del caso Lava Jato, nos ha confirmado, a través de una videoconferencia, la existencia de esa anotación que fue incautada del celular de Marcelo Odebrecht cuando fue arrestado por la Policía”, dijo al diarioPerú 21 el fiscal superior Alonso Peña.

Peña estuvo en Curitiba, Brasil, en mayo, junto con un grupo de fiscales que interrogó a Marcelo Odebrecht para indagar por los casos peruanos que se desprenden del megaescándalo de corrupción Lava Jato. Aunque explicó que las leyes brasileñas le impedían formular preguntas sobre nuevos casos.

En aquella ocasión, según reveló el portal IDL Reporteros, el exdirector ejecutivo de la firma brasileña admitió que su compañÍa financió las campañas de los políticos con más opciones, como la de Keiko Fujimori, pero que no recordaba el monto exacto. Esos detalles los conocía el exrepresentante de Odebrecht en Perú, Jorge Barata, agregó.

Apuesta por todos. “Odebrecht se inmiscuyó en campañas electorales, apostando por todos los partidos que tenían posibilidad de ganar”, señaló el sociólogo Fernando Tuesta, profesor en la Universidad Católica del Perú.

Según Tuesta, “la cosa se pone fea en Perú si todos resultan salpicados. La plata para campañas es para que los negocios fluyan (…) por eso no es extraño que lo haya hecho con Fuerza Popular, que es el principal partido de los últimos 10 años”, subrayó.

Keiko Fujimori, hija de Alberto Fujimori, exgobernante (1990-2000) que cumple condena por crímenes de corrupción y contra los derechos humanos, ha repelido el ataque.

Según escribió en Twitter, todo es parte de una campaña de desprestigio y ha negado conocer a Marcelo Odebrecht.

“Con el pedido de información de la Fiscalía a Brasil se confirmará que nunca recibimos dinero de Odebrecht”, escribió el jueves Keiko, dos veces candidata, y cuyo partido actualmente controla el Congreso.

Odebrecht admite que en Perú realizó pagos ilícitos por $29 millones  entre el 2005 y el 2014, durante las gestiones de Alejandro Toledo, Alan García y Ollanta Humala.

LEA: Manifestaciones en Perú contra corrupción y sobornos de constructora Odebrecht

Toledo, a quien Perú busca extraditar de Estados Unidos, niega la acusación de haber recibido $20 millones para favorecer a Odebrecht con la construcción de la carretera que une Perú con Brasil. En esa época, el hoy presidente Pedro Pablo Kuczynski era su primer ministro.

Humala y su esposa, en tanto, cumplen prisión preventiva en una investigación por lavado de activos, por presuntamente haber recibido $3 millones de Odebrecht para su campaña presidencial del 2011. Ellos lo niegan.

En el interrogatorio en Curitiba, según IDL Reporteros, Odebrecht admitió el pago a Humala a pedido del PT de Brasil y reconoce que, para evitar represalias con la favorita de ese momento, Keiko Fujimori, le sugirió a su representante en Perú hacerle un mayor aporte. De allí vendría la anotación que hoy la ha puesto en las portadas de la prensa, y que podría complicarla de comprobarse el hecho.

Del gobierno de García hay exfuncionarios presos por recibir sobornos a cambio de ganar la concesión para una línea de metro. Las siglas “AG” encontradas en varias ocasiones en la agenda de Odebrecht, llevaron a la prensa a especular que podría tratarse del expresidente Alan García.

“Humala, Toledo y otros se vendieron, yo no”, replicó García en Twitter.

Fuente Original